EXPERIENCIA Flor Iris Segundo lugar 2015

9:06 Posted In , Edit This 0 Comments »
Mi experiencia en La Flor más Bella del Ejido fue, es y será una de las más transformadoras en mi vida; incluso antes de participar en el certamen. Desde que era muy pequeña mi familia pero en específico mi mamá, mi tía y mi abuelita se dedicaron a sembrar en mí una valiosa semilla de amor, lucha y entrega; esa semilla que contiene mis raíces. En el 2003 me inscribieron al certamen de la florecita de la Chinampa, una vivencia maravillosa que aunque no obtuve ninguna corona, hasta el día de hoy llevo grabada en mi mente, corazón y recuerdos la flor que representé, la flor de “no me olvides”.
Foto Antonio López Pardo
Foto Antonio López Pardo
Desde el 2013 me encantaba ir a la feria de La Flor más Bella del Ejido, en compañía de mi prima, éramos espectadoras del folclor de la feria y el certamen, de las chicas que  con tanto temple decían su mensaje y de un público enardecido que gritaba con júbilo nombres de distintas flores. Ahí, en medio de porras y muestras de apoyo estábamos mi prima y yo, admirando el certamen, los ideales y la fuerza de tantas mujeres mestizas en el escenario.  Yo estaba y sigo estando encantada con la magia de este certamen porque de verdad ¡es mágico! Ser espectadora de esta tradición es como viajar en el tiempo;  moverte entre diferentes épocas según los diversos mensajes de las concursantes, transportarte a un Xochimilco de antaño y regresar a tu época; ver el despliegue de flores y colores, rememorar nuestras raíces y enaltecerlas en nuestro presente y futuro. Ver a tanta gente rozagante de emoción por apoyar a las chicas del escenario, la estrella de las flores que con tanta convicción dicen sus mensajes hace de este certamen algo místico.


Personalmente el  2014 fue un año muy difícil y decisivo para mí pues tuve que despedir a uno de mis seres más amados. Ver cómo una de las mujeres que me enseñó a valorar el suelo de dónde vengo, a amar la gente trabajadora que enaltece este lugar, a admirar a cientos de mujeres indígenas que luchan por tener igualdad de derechos; esa mujer que era tan humana, llena de amor y fortaleza en el 2014 nos dijo adiós, con lágrimas en los ojos, un enorme vacío en el corazón y una valiosa herencia de amor le tuve que decir adiós a mi tía. Con la estampa que dejó en mi corazón y en mi vida fue que a finales de ese año decidí inscribirme a La Flor más Bella del Ejido, en tributo a sus enseñanzas, a su amor y la repercusión que tuvo en mí.
Foto Leticia Ayala
Foto Leticia Ayala
Así fue como a principios de este año (2015) llegué a la oficina de Turismo para inscribirme al  certamen de la Flor más Bella de Ejido; saliendo de Turismo supe que mi vida ya no sería la misma, pues iba a vivir una experiencia que ya admiraba profundamente cuya perfecta conjunción de colores, historia y un genuino amor por nuestras raíces te transforman interiormente como nativo, en mi caso como xochimilca.
Bien nos dijeron durante las capacitaciones “una vez que eres flor, lo seguirás siendo por siempre”, desde la preparación del mensaje hasta portar con mucho orgullo uno de los más bellos atuendos; puedo decir que el certamen de La Flor más Bella del Ejido cambia vidas, muta para bien a muchísimas mujeres y nos da empoderamiento para poder transmitir nuestras convicciones frente a un maravilloso público. Yo tuve la fortuna y el honor de ganar el segundo lugar del 2015 y debo decir que la banda y corona que gané no es sólo mía, es de mi familia, de mis compañeras y de todas y cada una de las mujeres que al igual que yo aman el lugar de dónde provienen; este año tengo la responsabilidad de poner en alto el nombre de Xochimilco, de llevar el mensaje de amor que mi familia y la misma tradición de La Flor más Bella del Ejido sembró en mí. Y definitivamente es una responsabilidad no sólo durante un año, sino una tarea que como mujer mestiza que soy haré el resto de mis días.  Hoy por hoy puedo decir con la frente en alto y el corazón en la mano: ¡soy orgullosamente xochimilca, soy una flor!

Le quiero agradecer a mi tía Alejandra por ser la inspiración y fuerza que me motivó a vivir esta sublime experiencia y por estar su legado siempre presente en mi vida, a toda mi familia por estar al pie del cañón conmigo en cada etapa del certamen, a mis hermosas compañeras flores que hasta el último día me aportaron un granito de sus conocimientos predicando con el ejemplo de amor a nuestras raíces. A la delegación de Xochimilco por hacer posible que al igual que yo, tanto el público como mis compañeras pudiéramos vivir esta magnífica experiencia; a las Flores más Bellas del Ejido de años pasados por sus palabras, acciones y motivación a cada una de nosotras; a la vida por darme tanto, a las futuras flores y a ustedes lectores que dedicaron minutos de su vida al leerme. Tengan todos una próspera vida-Atte: Flor de Iris, Frida Jannet Lara Islas

0 comentarios: